Africa,  Tunez

Túnez por libre – Día 4

Cañon de Mides – Oasis de Chebika – Chott-el Jerid – Douz (Noche en el Sahara)

Hoy suena el despertador a las 5.30 porque viendo que anochece tan pronto,  necesitamos madrugar un poco más para aprovechar la luz al máximo.

Me asomo a la ventana y afortunadamente nuestra habitación de hotel tiene un balcón que da vistas al palmoral de Tozeur. No podía empezar mejor el día.

Bajamos a coger fuerzas con el desayuno y directamente tras hacer el check-out en el hotel nos vamos al Cañón de Mides. En este paisaje fascinante se grabaron escenas de la película del El paciente inglés.

Aquí dejamos el itinerario de hoy:

¿Cómo llegar al Cañón de Mides?

En sí es muy sencillo llegar, pero cuando estuve organizando el viaje no fui capaz de encontrar una web en la que indicase claramente como acceder hasta allí. Os cuento como lo hicimos nosotros: en Google Maps pusimos la dirección de Mides, que es un pueblo que no tiene nada, a penas se veía gente. A medida que te vas acercando verás que hay flechas pintadas en paredes de edificios que indican la dirección al Gran Cañon. Google te llevará hasta el centro del pueblo y desde ahí puedes seguir las indicaciones marcadas.

Luego llegarás hasta un palmeral, continúa todo recto hasta que veas que hay unas casas pequeñas. En esa zona puedes aparcar. De hecho nosotros cuando llegamos a esas casas giramos a la derecha ya que indicaban como Parking, pero nos dijeron que era una zona privada y que debíamos aparcar al principio.

Una vez llegado a este punto, sigues andando unos 150 metros, y ya llegas a una cuesta empedrada y con escaleras, que facilitan el acceso al interior del Cañón.

Desde que salimos de Tozeur, el paisaje que vamos atravesandoes precioso y no nos podemos resistir en tomar unas cuantas fotos. Es un pisaje totalmente diferente a lo que habíamos conocido hasta ahora de Túnez, y creo que es entonces cuando realmente empezamos a coger gusto al País.

 

Por la carretera de camino a Mides, hay un mirador panorámico impresionante. Viene indicado en un cartel escrito a mano junto a una tienda de souvenirs. Es ideal para empezar a hacerte una idea de lo que vas a ver más tarde.

Continuamos el camino hacia Mides, cruzando Tamerza. A su paso viene indicado que hay unas cataratas, pero viendo nuestro itinerario decidimos continuar el camino. Seguimos las indicaciones hacia el Cañón y conseguimos aparcar. El calor ya empieza a pegar fuerte, así que antes de salir del coche nos echamos crema para sol, y llevamos nuestra mochila con agua fresca.Antes de bajar, nos damos un paseo por la zona de arriba para ver su panorámica.

La bajada al cañón es muy sencilla, hay que tener cuidado porque hay zonas que pueden resbalar, pero una vez que llegas a las escaleras ya esta el tramo dificil pasado. No hay nadie más por la zona en la que estamos, es pura paz.

Después volvemos a subir por la misma cuesta por la que habíamos bajado y nos vamos al coche para dirigirnos al Oasis de Chebika

Se accede muy fácil por la carretera, y lo primero que atravesamos es un palmeral. Lo siguiente que vemos es coches 4×4 aparcados y una tienda de souvenirs. Aparcamos el coche y se nos acercan varias personas para que hagamos el tour con ellos, pero les indicamos que queremos hacerlo a nuestro aire.

El camino lo puedes empezar por donde quieras, es decir, comenzando por la cascada del Oasis o finalizando aquí. Nosotros no nos dimos cuenta de este punto hasta que a la salida vimos que muchos turistas estaban entrando por donde nososotros nos íbamos. Independientemente, lo que vas a ver es lo mismo.

Nosotros empezamos accediendo por un camino, y tras andar unos 3 minutos llegamos a la pequeña cascada. Nos sorprendió en ese espacio estrecho hubiese gente vendiendo souvenirs. También nos dio la sensación que el  lugar era más pequeño de lo que habíamos visto en las fotos de internet.

Seguimos por unas escaleras que pasan por encima de la cascada, y vamos descubriendo otros paisajes que no había visto por Internet. Pensábamos que la cascada era todo lo que íbamos a poder ver de Oasis, pero afortunadamente nos equivocabamos.

Subimos hasta lo más alto de la montaña y luego continuamos por unas escaleras hasta llegar a un tramo de piedra que es un poco estrecho, se pasa bien, no os asustéis, pero para que luego no le pille a nadie desprevenido. Tras atravesarlo, bajas por un camino de piedras hasta que llegas a un conjunto de casas que están como a medio hacer. Por último, el circuito termina en una tienda/bar, donde aprovechamos a comprar agua congelada por 2 TND. Como habéis podido ver por las foto, el calor que hacía era considerable, así que el agua congelada era nuestra mejor arma para combatirlo.  

IMG_1958

El día de hoy nos está encantando, de momento ¡¡todo iba según plan!! Para seguir con nuestra racha, ponemos dirección a Douz atravesando el gran lago salado de Chott-El-Jerid.

La única manera que se aconseja pasarlo es con coche. El trayecto es de unos cuantos km sin nada alrededor. De hecho, simplemente viendo el paisaje desde el coche te daba sensación de sed.

Por el trayecto te vas encontrando carteles de aviso de camellos, y obviamente no nos podemos resistir de sacar alguna foto. También hay señales en la carrtera, pero eso nos parecía un poco más complicado de sacar.

Para disfrutar más del lago, nos paramos en uno de los arcenes, y por una cuesta pequeña bajamos hasta el lago.

Llegamos a Douz, donde habíamos organizado una noche bajo las estrellas del desierto del Sahara, la agencia nos dio el nombre de un hotel de su confianza para que dejasemos el coche, el hotel Sahara Douz que queda justo a unos metros de la entrada al desierto.

¿Cómo organizar una noche en el desierto?

Habíamos leído en alguna web mientras organizabamos nuestro viaje buenas recomendaciones de la agencia Tacapes Tours. (Os dejamos su web para que podáis ver las distintas alternativas de viajes que ofrecen).

Nuestra idea en un principio era simplemente dar un paseo en dromedario por el Sahara, pero leyendo las excusiones que organizaban decidimos preguntarles por un viaje ajustado a nuestras medidas. Paseo por el Sáhara en dromedario + pasar la noche en campamento.

Les mandamos un mail solicitando presupuesto y explicándoles a qué hora queríamos comenzar el tour, número de personas, cantidad de días… Nos indicaron que el coste total era de 120€ con cena y desayuno incluido.

No nos pareció mal precio teniendo en cuenta que podía ser una experiencia única, así que nuevamente contactamos con ellos y nos indicaron que necesitaban una copia de nuestros pasaportes. Una vez tuvieron nuestros datos, ya nos explicaron que ellos cubrían todo lo relacionado con el campamento, agua, comida,…y la hora y el lugar donde nos encontraríamos.

La experiencia con ellos a nivel de gestión fue muy sencilla, además un apunto importante, hablan perfectamente castellano.

Antes de vivir esta aventura, como llegamos a las 14.00 y habíamos quedado con nuestro guía a las 15.30 hicimos una parada para comer. Buscamos en la app de Tripadvisor, y dimos con el restaurante Elbey. Tenía muy buenas valoraciones y era bastante variopinto, además lo teníamos a sólo 6 minutos en coche.

La entrada es un poco confusa, ya que vas andando y no hay nadie que te atienda. Lo que vas viendo son animales sueltos y como tiendas de campaña que tienen mesas. Continuamos andando hasta que llegamos a una caseta central donde un hombre nos explica en medio francés/español/italiano lo que hay de comer.

La comida esta buenísima y aunque si que es un poco más cara de lo que hemos estado pagando hasta ahora, merece la pena solamente por la ambientación del lugar.

Después de hacer esta parada tan agradable, nos dirigimos de nuevo al hotel para aparcar el coche. Nuestro guía Ali ya estaba esperándonos y muy amablemente habló con el hombre de la entrada del hotel para explicarle quienes éramos y que nos permitiesen aparcar el coche. Recogimos nuestra mochila y nos dirigimos a vivir nuestra pequeña aventura en el desierto.

¿Qué llevar para una noche en el desierto?

Poca cosa, sinceramente. Lo más importante es algo para la cabeza, gafas de sol, crema solar. Eso no te puede faltar y sobre todo si vas en época de verano y primavera. En cuanto al calzado, no os volváis muy locos; la mejor manera de andar por la arena es descalzo, y respecto a la ropa, llevaros un pantalón largo y una chaqueta porque por la noche refresca bastante.

Justo en la entrada al desierto también estaba otro guía y los camellos que iban a acompañarnos durante la tarde y la mañana del día siguiente. Nos ofrecieron unas túnicas y unos turbantes para que llevásemos durante el paseo, y accedimos, además de por sacarnos unas fotos, también porque a esas horas el sol pegaba aún fuerte y cubiertos nos evitábamos el hecho de quemarnos.

El paseo hasta donde finalmente preparamos el campamento duró 1h 15 min aproximadamente, y menos mal que no fue más porque mi espalda estaba para partirse. Creo que no supe llevar bien el ritmo del camello,… espero que a vosotros se os dé mejor y lo disfrutéis más.

Aprovechamos el rato que quedaba de luz para darnos un paseo por el desierto. Es increíble la sensación de esa arena tan fina en los pies, nada que ver con la de las playas a las que normalmente he ido.

Sobre las 7, empezamos a cenar. Habían preparado un guiso de pollo con verduras y el pan del desierto. Todo estaba increíble. El pan lo hicieron allí mismo; primero se hizo la masa y luego lo cubren con arena y ceniza para que se haga. Por último lo limpian y lo dejan reposar unos minutos y ya está listo para comer. ¡¡Espectacular!!

Mientras disfrutábamos de esta escena tan auténtica, las estrellas empezaban a aparecer. Desafortunadamente el día estaba un poco cubierto y no nos permitió ver toda la belleza del cielo del Sahara, aun así nos quedábamos ensimismados mirando las estrellas. Un par de horas más tarde estábamos ya en la tienda de campaña para acostarnos. Había sido un día bastante movidito, y a pesar de que la comodidad no era como la del resto de los hoteles, caímos rendidos.

Túnez por Libre – Día 5-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *