Africa,  Tunez

Túnez por libre – Día 7

Vuelo Djerba-Túnez – Ruinas de Cártago – Sidi Bou Said

Hoy dejamos el coche que nos ha estado acompañanado durante todo este viaje. Habíamos quedado con nuestra agencia en el parking del aeropuerto de Djerba a las 7.30. Tras hacer una revisión rápida nos dicen que esta todo listo. Recogemos nuestro equipaje y entramos para realizar el check in.

Nuestro vuelo salía a las 08.45 y tardaba 1 hora en llegar a Túnez. La aerolínea era Tunisair y habíamos pagado 45€. Este precio económico y la corta duración del viaje nos convencieron rápidamente de que esta manera iba a ser mejor que ir en coche desde la Isla. Además con el billete se podía facturar gratis.

El aeropuerto no es muy grande, y se divide entre la zona de vuelos internacionales (queda a mano izquierda de la entrada) y los domésticos (a mano derecha).

Hacemos la facturación, (en este momento recuerda coger un papelito que te pediran después en el control de seguridad) y la puerta para pasar al embarque está cerrada, así que aprovechamos para desayunar algo, que con el madrugón ni nos había dado tiempo.

Más tarde, todo normal, control de seguridad, montar en el avión, viaje, llegada y recoger maletas en cintas.

Ahora tocaba buscar taxi. A la salida ya te empiezan a avasallar ofreciéndote transporte, te cogen las maletas sin ningún permiso,… a mí me resulta bastante incómodo la verdad, pero ellos están buscando que les des unos dínares como propina.

Importante:

Cuando te vayas a montar en un taxi en Túnez hay que negociar antes el precio o cuando te montes decirle que encienda el taxímetro. Si no es muy probable que os engañen.

Hay dos tipos de transportes, unas furgonetas blancas que son coches más nuevos y por lo tanto más caros y luego están los taxis amarillos.

Llegamos en taxi al hotel Acqua Viva donde habíamos pagado 21,87€ en régimen de desayuno.  Podéis ver nuestra opinión del hotel en Tripadvisor.

Después de dejar nuestras maletas, tomamos otro taxi para ir a conocer las ruinas de Cártago y comenzamos por el Museo Nacional. Allí sacamos la entrada que cuesta 10 TND por persona más 1 TND por derecho a cámara. Como en otras ciudades, con esta entrada puedes ver distintas atracciones de la ciudad.

Nosotros decidimos hacer andando:

  • Museo
  • Termas de Antonio

El museo para verlo por el interior estaba cerrado así que nos tuvimos que conformar con las ruinas que hay fuera, que son las imágenes de arriba.

Al salir, hay varios taxistas que te ofrecen tours por las ruinas de Cártago. Pero preferimos ir dando un paseo ya que todo esta bastante cerca y hemos tenido suficiente coche hasta el momento.

Bajamos por la cuesta por la que hemos accedido al museo con el taxi, y giramos a la derecha para continuar todo recto hasta que llegamos a unas vistas del mar preciosas.

¡Cómo me alegro que no hayamos decido tomar un tour de taxi! ¡Nos hubiesemos perdido estas vistas!

Una vez llegado hasta este punto, cruzamos una de las callejuelas y ya llegamos a las termas. A las fueras, varios puestos de souvenirs y autobuses llenos de turistas.

En la entrada nos sellan el ticket y ya podemos pasear por donde nos guste. Las termas eran el mayor complejo que había fuera de Roma. Actualmente ya solo quedan los cimientos, pero su magnitud es admirable. En la visita vas a poder ver que hay varios planos en los que explican y facilitan la identificación de los distintos edificios.

Salimos de las termas y subimos una cuesta que queda a mano derecha de la puerta de salida. Llegamos a una carretera en frente de una gasolinera y tomamos un taxi hasta Sidi Bou Said.

Allí hacemos una parada para comer en un bar llamado Keens Café que tiene un estilo muy norteamericano. Aprovechamos para pedir unos nuggets, una hamburguesa y un bocadillo. El sitio esta muy bien y el precio no está nada mal.

Esta es la ruta que hacemos por Sidi Bou Said:

Paseamos por las calles que estan llenas de tiendas de souvenirs, y aprovechamos para comprar los imanes para la nevera y también una postal para añadir a mi colección.
Caminando llegamos hasta el Café des délices que obviamente esta lleno de turistas para sacarse fotos, ya que este punto es uno de los más fotografiados de Sidi Bou Said.

Seguimos por el camino que hemos marcado en el mapa hasta llegar a una esquina en donde hay un mirador, y nuevamente encontramos aglomeración turistas, pero es increíble ver el color turquesa del agua. Tras el mirador bajamos hasta el punto 4 del mapa, por simple curiosidad, pero encontramos otra de las puertas típicas de Túnez y no me puedo resistir a sacar unas fotos.

Continuamos bajando por el camino para dirigirnos al puerto pero el camino es todo carretera y esta en mal estado, asi que retrocedemos, deshacemos el camino que habíamos hecho hasta ahora y subimos hasta el punto 5 atravesando callejuelas. En esta zona a penas encontramos a un par de personas, y la verdad que no vino nada mal un poco de tranquilidad. 

Ya empieza a oscurecer y nos planteamos ir a Túnez, pero la idea del caos de la ciudad nos echa un poco para atrás, así que volvemos al hotel y preparamos las maletas para la vuelta a casa.

Nos vamos muy contentos y con muy buena sensación de Túnez. Nos ha gustado mucho más el sur, quizá porque son más paisajes y naturaleza que ciudades. Somos conscientes de que muchas cosas se nos han quedado en el tintero pero no descartamos volver en un futuro y recorrer los lugares que nos han quedado pendiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *