América,  Argentina

Las Minas de Wanda

Día 3.2: Visita a las minas de Wanda

Ya hemos conocido las Cataratas del Iguazú tanto por el lado argentino como el brasileño, pero aún podemos exprimir un poco más el viaje.

Estas minas se encuentran a 40 km de Puerto Iguazú. En ellas podremos encontrar piedras semipreciosas de cristales de cuarzo, amatistas, ágatas y topacios. Por la zona se pueden ver distintos talleres que se dedican a realizar productos y accesorios con estas piedras.

¿Cómo llegar?

Para llegar a este punto podemos ir en coche si tenemos uno alquilado o en taxi. También hay agencias que organizan excursiones.

  • Si has alquilado coche, partiendo de Puerto Iguazú debes de recorrer unos 40 km por la Ruta Nacional 12 en dirección sur.
  • Si queréis contratar una excursión con una agencia, os dejamos una web donde podéis consultar precios: https://bit.ly/2E6VFrx
  • En nuestro caso, como viene siendo costumbre, nos acercamos en taxi.

Horario

Están abiertas todos los días de 8 - 18.30 hrs

Entradas

Esta visita, y como casi todo en Argentina, tiene un costo, aunque en este caso es bien barato:

  • Adultos: 100 ARS (Unos 2.5€)
  • Los menores de 3 años entran gratis.

Nuestra experiencia

A continuación os contamos nuestra experiencia de la visita.

El taxista nos dejó justo en la entrada, que es donde se encuentra la caseta para comprar las entradas.
A nuestra llegada un guía salió a recibirnos y nos indicó que el iba a estar con nosotros durante la visita y que nos iba a ir explicando la historia de las minas. Como no había nadie más fue como una visita privada.

Lo primero fue cargarnos de energía positiva, y para ello debíamos de tocar la piedra de cuarzo y apuntar con la otra mano a la luz del sol. Como no, seguimos sus instrucciones, aquí la prueba:

Luego proseguimos el recorrido y nos toco protegernos con un casco, pero sólo para la foto, no porque suponga ningún peligro.

El siguiente punto que visitamos fue ya la zona de explotación, la galería subterránea, donde nos quedamos maravillados con la preciosidad de las piedras.

Tras hacer el recorrido de unos metros por la galería, volvemos a salir por el mismo lado, y el guía nos anima a sacarnos una foto para que enseñemos a la familia que el lugar no es muy alto.

Tras la visita nos hacen pasar por la tienda donde puedes encontrar minerales, accesorios de joyería, amuletos,… todo lo que puedas imaginar. Las chicas que atienden además son muy agradables y no te agobian para que compres.

En total la visita habrá durado 1h 30min. Después, ponemos dirección al hotel de nuevo en taxi, y por la noche nos vamos a Puerto Iguazú a cenar. En esta ocasión nos decantamos por un restaurante que nos aconsejó el taxista, La Rueda. (os dejamos el link a Tripadvisor).

El día 3 ha estado genial pero llega a su fin y con él la visita a Iguazú, el siguiente día volamos a Buenos Aires, la ciudad del tango y la capital del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *