Alemania,  Berlín,  Europa

Berlín en Navidad – Día 3

Molecule Man – Urban Spree – Volkspark Friedrichshain – Kreuzberg – Neukölln – Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm

Después del día anterior sin parar, hoy nos lo vamos a tomar un poco más tránquilo

Por la mañana visitaremos el barrio de Friedrichshain:

Podéis ir en S-Bahn o U-Bahn hasta la parada S Treptower Park y andáis hasta el puente Eisenbrücke y desde allí ya se puede ver la estatua de “Molecule Man”, al fondo se puede ver el Oberbaumbrücke que habíamos visitado el día anterior.

Terminamos de curzar el puente y damos un paseo hasta llegar al Urban Spree, se trata de una galería de arte urbano. Un lugar bastante alternativo y fuera de los itinerarios normales.

Continuamos la ruta por la calle Karl-Marx-Alle donde se encuentra el Café Sibylle. Se trata de una cafetería que lleva abierta desde 1953 y era uno de las más famosas del Berlín del Este. No podemos evitar hacer una parada para tomar un café y un trozo de tarta.

Para acabar con la visita de este barrio, subimos hasta el parque Volkspark Friedrichshain, que es el parque público más antiguo de Berlín. Allí se encuentran los siguientes monumentos de interés:

  1. Recordatorios a los combatientes en España
  2. Märchenbrunnen, fuente inspirada en los cuentos de hadas (en invierno no circula el agua)
  3. Mont Klamott, colina.
  4. Monumento a los soldados polacos y antifascistas alemanes
  5. Friedhof der märzgefallenen (cementerio)

Terminamos con Friedrichshain y nos dirigimos hasta los barrios Kreuzberg y Neukölln. Son barrios alternativos y fuera de las visitas de los turistas. Podréis encontrar mucho arte callejero. Ambos barrios están poblados en su mayoría por extranjeros. (No os podemos enseñar fotos porque nos quedamos sin batería en la cámara…)

Aprovechamos para comer en un bar Méxicano y vamos al hotel para hacer una parada y cargar un poco la cámara.

Tras este imprevisto, nos acercamos hasta la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm que fue bombardeada en la Segunda Guerra Mundial y se decidió dejarla de esta manera como monumento conmemorativo.

En los alrededores además hay un mercado Navideño (en este mercado es donde en el año 2016 ocurrió el atentado) y también una Iglesia moderna que se llama Iglesia Nueva formado por cristales azules.

A estas horas nos empezó a entrar hambre y decidimos probar algo diferente e irnos a un restaurante africano. La experiencia estuvo genial, aunque la comida nos resultó un poco insípida. Pero he de decir que posteriormente en otros viajes he vuelto a repetir en otros restaurantes africanos y la comida estaba muy buena, así que puede ser que el restaurante que elegimos no fuese el mejor…

Tras disfrutar de esta cena diferente volvemos al hotel para descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *