España,  Europa,  País Vasco

Cueva de Santimamiñe y Bosque de Oma

** IMPORTANTE ** El Bosque de Oma permanecerá cerrado durante 2 meses desde el 12 de Noviembre 2018 por labores de mantenimiento

Si te encuentras visitando el País Vasco, no te olvides de incluir en tu itinerario esta escapada de un día. A algo más de unos 40 km de Bilbao, cerca de Gernika, encontramos la Cueva de Santimamiñe y el Bosque de Oma.

¿Cómo llegar?

Es importante mencionar que el punto de partida de ambos lugares es el mismo, por lo que dejamos el coche en el parking de Santimamiñe. Llegar es muy sencillo, si usamos el GPS de Google maps nos lleva directamente al parking poniendo en el buscador “Cueva de Santimamiñe”. Como ya se ve en la imagen de arriba, hay que pagar peaje (1,87€ cada trayecto si se va desde Bilbao). Tened también cuidado en toda la autopista porque hay bastantes radares y algunos están ocultos. Están pintados de color amarillo.

Por la carretera, cuando nos estamos aproximando vienen indicaciones tanto de la cueva como del bosque pintado.

Nuestros consejos

  • Lleva ropa y calzado cómodo.
  • Mete una botella de agua para el paseo por el bosque.
  • Asegurate de que la previsión  meteorológica es buena, sobre todo para la visita al Bosque. Si ha llovido el día anterior puedes encontrar charcos de barro.
  • Si tienes niños pequeños, muchas familias que vimos les llevaban en mochilas. No es buena opción ir con sillitas. Por lo demás es una excursión perfecta para toda la familia.
  • Para información adicional puedes acceder a la siguiente web: http://bizkaikoa.bizkaia.eus/listadoContenido.asp?t=LUG

Cueva de Santimamiñe

Hay que pedir cita previa para realizar su visita guiada, para ello podéis llamar a los teléfonos 94 465 16 57 /94 465 16 60 o mandando un mail a santimamine@bizkaia.net. Los horarios de las visitas son los siguientes:

  • Del 15/04 al 14/10: Visitas de Lunes a Domingo a las siguientes horas: 10:00, 11:00, 12:00, 13:00, 15:30, 17:00 y 17:30.
  • Del 16/10 al 14/04: Visitas de Martes a Domingo a las siguientes horas: 10:00, 11:00, 12:00 y 13:00.

Nosotros pedimos cita a las 11, para poder compaginarlo cómodamente con la visita al Bosque. Para la reserva, te solicitan el nombre, apellidos, número de personas, número de contacto y procedencia.

Una vez que aparcas el parking, hay mapas que te explican tu ubicación. Para acceder al puesto de información y abonar tu entrada simplemente tienes que subir unas escaleras. El precio es de 5,5 € la entrada general (precio 2018), pero tienen precios especiales en caso de ser menor de 26, estudiante, jubilado, en paro… Os indican el precio en la taquilla. Para pagar se puede hacer tanto en metálico como con tarjeta. (En esta misma taquilla podéis pedir un pequeño mapa del Bosque en el que indican las obras, más abajo, en el apartado de Bosque de Oma os enseñamos una foto).

En nuestro caso, a las 11 vino la guía y fuimos a la Ermita para comenzar con la visita. Nos explicó que las Cuevas originales llevan cerradas desde el 2006 por conservación y que solamente se podrá hacer acceder a los primeros 25m que es donde se están haciendo estudios arqueológicos actualmente. Tras narrarnos la historia, los descubridores y el estado actual, nos explica que la cueva se ve a través de una proyección 3D en una pantalla que tienen instalada en la Ermita. Aunque al principio parezca desilusionante, es una buena manera de que puedas hacerte una pequeña idea de cómo era la cueva cuando estaba abierta. Obviamente no es lo mismo que verlo en realidad, pero lo hacen muy entretenido y dinámico. 

Tras la proyección subimos a la entrada de la cueva, son unos 260 escalones, pero hay miradores donde se pueden hacer pequeños descansos. Una vez dentro (donde no se pueden sacar fotos) paseas a través de unas pasarelas metálicas unos metros. Dentro continúan las explicaciones y enseñan muestras de los elementos que han ido encontrando durante las excavaciones.

Terminada la visita, bajamos de nuevo a la Ermita y nos despedimos.

La visita dura aproximadamente 1h 30 minutos, pero nosotros tuvimos problemas con el proyector y hasta las 13h no terminamos, pero no nos importó. Justo era una hora perfecta para hacer una parada para comer antes de subir al Bosque.

Justo al lado hay un restaurante, Lezika, que estaba lleno. Aprovechamos y pedimos unos bocadillos (5-6€) con patatas y unos pintxos para ir matando el hambre. En total nos cuesta 27€, si, un poco caro, pero es el único sitio que hay alrededor. Por la bajada de camino a Gernika hay una sidrería, pero para ir hasta allí hay que coger coche.Otra opción es llevar un tupper de casa o bocadillo y comer en las mesas que estan por la Ermita o directamente en el bosque.

Bosque de Oma

Justo al lado del restaurante, donde se encuentran las máquinas de Coca-Cola esta la cuesta por la que se accede al bosque.

El trayecto de ida es de unos 3 km, el paseo por el bosque se considera 1 km y el camino de vuelta es también de unos 3 km, en total 7 km que se puede hacer en unas 3 horas, dependiendo del ritmo de cada uno y de lo que nos queramos detener en ver las obras.

El camino de subida no tiene ninguna perdida, es todo recto. Es un camino sencillo, si que el camino es sobre todo cuestas, pero se puede llevar bien. Cuando estas a unos 250 m de llegar, hay unas escaleras de madera que tienen bastante altura. Hay que ir con cuidado por esa zona porque puedes pisar mal facilmente y hacerte daño.

Este es el mapa que te darán en la taquilla de Santimamiñe. En él los puntos morados son los distintos árboles pintados y los números indican las señales amarillas que están en el suelo y que indican la posición de dónde se debe ver cada obra para que se entienda. A partir de aquí toca disfrutar paseando por los árboles. 

El camino de vuelta lo hicimos por el camino que marca OMA en el mapa de arriba. Mucha gente vuelve por el mismo camino por el que hemos subido, pero nosotros recomendamos hacer la ruta en círculo, porque los paisajes del valle son espectaculares.

La bajada por el bosque es hasta que llegas a esta imagen. Para volver a donde esta el parking giramos a la izquierda.

Subimos la última cuesta que da al restaurante y vamos al coche. Decidimos hacer una parada en Gernika para ver el famoso árbol de Gernika y dar un paseo por la ciudad.

Para llegar basta con poner en Google Maps: Árbol de Gernika. Está a unos 10 minutos en coche.

Aparcar allí no es fácil, pero tenemos suerte y los domingos no se paga por aparcar, y conseguimos sitio al lado de la Casa de Juntas.

Justo enfrente de la entrada a la Casa de Juntas hay un mapa que marca los principales puntos de interés de la ciudad.

Damos un paseo y paramos en un bar a tomar algo. A la vuelta para ir al coche paramos para ver el mural del famosos cuadro del Guernica de Picasso.

Con esta imagen terminamos el día. Vuelta a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *