Cantabria,  España,  Europa

Restaurante trampantojo en Cantabria

¿Conocéis la expresión: las apariencias engañan? ¡Seguro que sí! Pues esta es una de las definiciones para este tipo de comida donde los platos no son lo que parecen

Encontrar este tipo de restaurantes en grandes ciudades como Barcelona puede ser una tarea sencilla, pero ¿y si os decimos que tenemos uno en un pueblo de Cantabria? ¿Os apetece vivir una experiencia gastronómica diferente? A continuación, os damos los detalles sin desvelar los secretos de los platos. 

¿Cómo llegar?

El restaurante se llama "Los Brezos" y se encuentra en San Mamés de Meruelo (Cantabria). Ubicado a menos de 1 hora en coche desde Bilbao.

Para llegar basta con tomar la autopista A8 con dirección a Santander y coger la salida 184 hacia Beranga/Noja/Isla/N-634.

Después tendrás que tomar 3 rotondas:
Rotonda 1 – segunda salida
Rotonda 2 – primera salida
Rotonda 3 – primera salida 

Se encuentra ubicado al lado de una gasolinera y aunque por fuera no parezca más que un restaurante de carretera, por dentro tiene un comedor espectacular. Podríamos decir que hasta el restaurante va en sintonía con este tipo de comida, donde todo engaña. 

El menú

El precio del menú degustación es de 27€ por persona sin incluir las bebidas.

El servicio de camareros es muy bueno, ya que a medida que sirven los platos te explican lo que vas a comer y cómo debes comerlo para que puedas exprimir todo el sabor. 

Comenzamos con,…¿una caja de bombones?

Una foto con más detalle, para ver si adivináis de que esconden estos “bombones”. 

Continuamos con,… ¿una naranja o mandarina? 

Según nuestro parecer uno de los platos más impresionantes de ver, ya que el humo que consiguen con el nitrógeno hace que sea un pequeño espectáculo para los comensales. 

Seguimos con,… ¿una planta de zanahoria? 

Otro de los platos estrella por su manera de engañarnos. ¿Alguien tiene alguna idea de qué puede esconder? 

Pero esto es el principio, ahora seguimos con ¿un pimiento rojo? ¿Seguro?

Continuamos el menú con los dos platos principales que son los menos trampantojos de todos, pero cuyo sabor es buenísimo. 

A simple vista parece que son sencillos, pero cuando los camareros te explican lo que contienen te queda claro que su elaboración no es tan ordinaria

Y como en todos los menús, no nos podemos olvidar del postre, que en este caso nos sorprenden con,.. ¿un huevo cocido? 

Para nosotros el plato más sorprendente de todos, desde como tienes que cascar la cascara, hasta cuando lo partes y sale la “yema”. Una auténtica obra culinaria. 

Con este plato terminamos la experiencia gastronómica. Nos vamos muy satisfechos tanto con el servicio (rápido y amable), las instalaciones y por supuesto la comida. 

Os informamos que el pago se puede efectuar con tarjeta de crédito sin problema

Por si aún no estáis 100% convencidos y queréis conocer más opiniones, os dejamos el link a Tripadvisor, eso sí, cuidado porque hay comentarios spoiler. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *